Home l Noticias l Agenda l Profesores l Salas de ensayo l Portal de enlaces l Entrevistas l Tienda flamenca l Contacto

 

ENTREVISTA CON JAIRO BARRULL

 

"Mi padre me enseñó a no dejar mis raíces y mantener nuestro legado"

 

Jairo Barrull Fernández es hijo del legendario bailaor Ramón Barrull, sobrino tataranieto de Diego del Gastor y primo de Juana Amaya. . Gracias al entrenamiento recibido por su padre,  Jairo sigue en la tradición familiar de esta gran herencia.

Ha actuado en todo el mundo junto a grandes artistas. En Argentina pisó las tablas del Teatro Avenida en el año 2001  junto a la compañía de El Torombo.

 

-Tu padre ha sido un gran bailaor, podrías contarnos cómo fue que él te enseñó su arte y qué es lo más importante que recuerdas de sus enseñanzas?

-Mi padre mi enseñó a bailar gitano, el baile racial y la grandeza que tienen los gitanos a la hora de bailar. También me enseñó el baile que se ve en ciertas casas, en ciertas familias de gitanos; en mi caso, Los Negros de Ronda; lo que no se puede aprender en una academia.  Me enseñó a bailar macho.  No solo me ponía en el estudio a bailar, a veces charlaba conmigo sobre el baile y el camino que nos han dejado los maestros o me ponía un video de Fernanda de Utrera, Isidro Vargas o Pepe Ríos Amaya, su tío; quien le enseñó a bailar.  Me enseñaba a no dejar mis raíces y mantener nuestro legado. 

-¿Cuando empezaste a bailar en público?

-Las primeras veces que salí al público fueron en el Gazpacho de Morón cuando tenía 8 años.  Mi padre me sacaba en el festival y también en el tablao ‘Los Gallos’ en el fin de fiesta.  En el año 1996 fue cuando bailé por primera vez como solista y como profesional en el festival Kleine de Hanover, Alemania, con Concha Vargas y Curro Fernández.  Fue una experiencia tremenda.  Fue cuando me di cuenta que yo he nacido para ser bailaor.   

-¿Cuál consideras que es el aporte o el legado más importante que dejó tu padre al Flamenco?

-Mira, mi padre tenia su propio sello.  Tenía un baile con personalidad propia que no se parecía a nadie.  Era muy avanzado para su edad y época.  Era un súper dotado y personalmente recuerdo cuando le veía bailar, hacía algunas cosas de pie que no se las he visto a nadie.  Era el contrario del concepto marketing del baile flamenco.  Ha dejado una escuela que siguen muchos bailaores y bailaoras, sin conocer la fuente en realidad.  Mi padre  era una persona muy íntima y el dinero no le importaba, él bailaba  donde se sentía más a gusto bailando y como murió muy joven, no llegó a dar la oportunidad a mucha gente de conocer su legado, aunque ha quedado en la mente de muchos aficionados. 

-¿Crees que hay una forma andaluza o del sur de bailar que se diferencia de la de Madrid? ¿Cuál es esa diferencia?

-Pues sí, hay una diferencia porque cada sitio tiene su aire diferente.  Mi familia viene de Morón de la Frontera.  Tiene su aire propio que le da la tierra, igual que Lebrija, Madrid o Barcelona, etc. Cada pueblo o ciudad tiene su forma de expresar el flamenco. 

-¿Das clases? Como maestro ¿qué es lo más importante que intentas transmitir?

-Sí he dado muchas clases en todo el mundo.  Lo que quiero transmitir a mis alumnos es que hay que bailar natural.  La técnica es muy importante, pero la técnica sin el corazón no vale para nada. Pueden estudiar con muchos profesores, pero lo más importante es desarrollar su sello propio. 
 

-Y como bailaor, en el momento de estar frente al público, qué es lo mas importante que quieres transmitir?

-Lo que quiero transmitir al público en primer lugar, es dejar el legado de mi padre y también mi propio  forma de ver el flamenco. Lo más importante que quiero transmitir es mi sentimiento en ese momento, sea alegría, pena o un momento arte simplemente.

-Has trabajado con grandes artistas, ¿quiénes son referentes en el baile flamenco hoy en día en tu opinión?

-Hay muchos bailaores y bailaoras hoy en día que bailan muy bien.  En mi opinión de los jóvenes flamencos quien me llega es un bailaor de Madrid que baila muy gitano, José Maya.  Y de la generación anterior mis dos bailaoras preferidas son Manuela Carrasco y Angelita Vargas. 

-Qué proyectos tienes en lo inmediato?

-Este verano estreno mi nuevo espectáculo llamado ‘Dos Ramas’ en el festival Mont de Marsan, Francia con  Angelita Vargas como artista invitada

-Estuviste en Argentina con la compañía de El Torombo, ¿qué recuerdo tienes de esa experiencia, y del país?

-Tengo un recuerdo precioso que fue en el Teatro Avenida en el fin de fiesta.  José Maya estaba bailando y un gitana salio del balcón derecho de repente y se levantó y le cantó a José por bulería.  Me quedé con eso grabado en mi corazón, porque no lo he vivido en otro teatro del mundo.  La verdad, Argentina es una tierra con mucho calor y sabe entender el auténtico flamenco. 

-¿Qué mensaje le darías a quienes estudian Flamenco hoy, dentro y fuera de España?

-A los estudiantes flamencos,  les aconsejaría que no se desanimen y no pierdan la pasión y el fuego por esto.  Que sigan luchando y fijándose en los maestros y  que beban de esa fuente, porque nos han dejado un camino muy grande. 

 

Por Soledad Bustamante, © Luna del Olivar, marzo de 2010

______________________________________________________________________________________________________________

EL NOMBRE LUNA DEL OLIVAR Y SU LOGO SON MARCA REGISTRADA
Los contenidos están protegidos por la ley de Propiedad intelectual. Todos los derechos reservados.
Número de registro 393786-10298 © 2010. Las notas firmadas no expresan necesariamente la opinión de los editores.
Queda prohibida su reproducción total o parcial sin autorización.

_______________________________________________________________________________________________________________

Home l Noticias l Agenda l Profesores l Salas de ensayo l Portal de enlaces l Entrevistas l Tienda flamenca l Contacto